de mi discoteca.cc

tutorial // radio // twitter // facebook // google+ // Archivo // random // RSS // links caídos // disclaimer

esos discos que me salvaron la vida.


AquelarreCandilesTrova, 1973320 kbps. | 89 MB aprox.


Hace un tiempito publicamos por aquí Pintada, esa joya que es el único álbum en solitario del gran Emilio Del Guercio. Hubo algunos chupapijas que criticaron el disco por razones pelotudas muy válidas así que aquí les va una para que se la metan en el orto reivindicarnos ante esos lectores con un gran gataflorismo espíritu crítico. Como los queremos, chicos (?) les vamos a traer en esta ocasión un disco que seguramente han de amar pues es una de las obras cumbres del rock nuestro, aquel que los Aquelarre -la banda que Emilio formara post Almendra con su ex compañero allí Rodolfo García, el guitarrista Héctor Starc y el pianista de rhythm & blues Hugo González Neira- grabaran al mismo tiempo que su explosivo debut autotitulado (y, ya que estamos, que el único disco de Huinca, la agrupación rockera de Nebbia que ya aparecerá por aquí) y editaran apenas medio año después, también por el sello Trova que en aquel momento los juntaba con Roque Narvaja (otro que ya vendrá), Piazzolla y Nebbia.
Candiles se llama, entonces, el segundo disco de Aquelarre y se diferencia del primero en una idea fundamental: mientras Aquelarre fue conducido por la guitarra explosiva y vibrante de Héctor Starc, en Candiles predomina la sutileza y variedad de efectos de los teclados de González Neira, además de esa voz aterciopelada y seductora que ameniza temas como la apertura “Cruzando La Calle” o el bellísimo cierre de espíritu blusero “Iluminen La Tierra”. Como sería una marca registrada de Aquelarre, las canciones son impresionantes despliegues de teoría musical bien aprehendida, con tiempos raros, estructuras tremendas y cortes en una baldosa. El instrumental “Patos Trastornados” (uno de los tres o cuatro mejores del rock nuestro, quizás) así lo testimonia, al igual que la hermosísima “Cuentos Tristes”. Un álbum impresionante que demarcaría el despegue definitivo de los Aquelarre, que cambiarían de sello después de este lanzamiento y se convertirían en una gran referencia de autogestión luego, a su viaje a España.
Si no les gusta este váyanse a la mierda, qué quieren que les diga (?).

Aquelarre
Candiles
Trova, 1973
320 kbps. | 89 MB aprox.

Hace un tiempito publicamos por aquí Pintada, esa joya que es el único álbum en solitario del gran Emilio Del Guercio. Hubo algunos chupapijas que criticaron el disco por razones pelotudas muy válidas así que aquí les va una para que se la metan en el orto reivindicarnos ante esos lectores con un gran gataflorismo espíritu crítico. Como los queremos, chicos (?) les vamos a traer en esta ocasión un disco que seguramente han de amar pues es una de las obras cumbres del rock nuestro, aquel que los Aquelarre -la banda que Emilio formara post Almendra con su ex compañero allí Rodolfo García, el guitarrista Héctor Starc y el pianista de rhythm & blues Hugo González Neira- grabaran al mismo tiempo que su explosivo debut autotitulado (y, ya que estamos, que el único disco de Huinca, la agrupación rockera de Nebbia que ya aparecerá por aquí) y editaran apenas medio año después, también por el sello Trova que en aquel momento los juntaba con Roque Narvaja (otro que ya vendrá), Piazzolla y Nebbia.

Candiles se llama, entonces, el segundo disco de Aquelarre y se diferencia del primero en una idea fundamental: mientras Aquelarre fue conducido por la guitarra explosiva y vibrante de Héctor Starc, en Candiles predomina la sutileza y variedad de efectos de los teclados de González Neira, además de esa voz aterciopelada y seductora que ameniza temas como la apertura “Cruzando La Calle” o el bellísimo cierre de espíritu blusero “Iluminen La Tierra”. Como sería una marca registrada de Aquelarre, las canciones son impresionantes despliegues de teoría musical bien aprehendida, con tiempos raros, estructuras tremendas y cortes en una baldosa. El instrumental “Patos Trastornados” (uno de los tres o cuatro mejores del rock nuestro, quizás) así lo testimonia, al igual que la hermosísima “Cuentos Tristes”. Un álbum impresionante que demarcaría el despegue definitivo de los Aquelarre, que cambiarían de sello después de este lanzamiento y se convertirían en una gran referencia de autogestión luego, a su viaje a España.

Si no les gusta este váyanse a la mierda, qué quieren que les diga (?).

  1. demidiscoteca ha publicado esto