de mi discoteca.cc

tutorial // radio // twitter // facebook // google+ // Archivo // random // RSS // links caídos // disclaimer

esos discos que me salvaron la vida.

CienfuegosCienfuegos [20 Comprimidos]CF, 1997320 kbps. | 70 MB aprox.

Sí, ya sé que tenemos a El Siempreterno para agarrar la antorcha, pero con una mano en el corazón: ¿quién no extraña a los Cienfuegos, eh? Ahora bien, ¿se han puesto a preguntarse por qué los extrañamos tanto? Yo creo que es por lo siguiente: no existió, en el ebullente under porteño de mediados y finales de los ‘90, una banda que llevara consigo la bandera del under más legendario que Buenos Aires haya tenido, el de los ‘80. Herederos de la parte más visceral del BxAxHxCx tanto como de la oscuridad y la densidad de bandas como Don Cornelio y Los Pillos, dueños de los shows en vivo más intensos que yo recuerde y vehiculizados desde un caos tan confuso como hermoso, los Cienfuegos de Sergio Rotman y los hermanos Aloé fueron un grupo de lo más excitante. Cada uno de sus shows, cada álbum, todo en ellos era genial, único y, por sobre todas las cosas, totalmente sentido. Ese sentimiento, transmitido al público, fue lo que los convirtió en una de las grandes leyendas del rock nuestro, lo que nos hace extrañarlos más que a cualquier banda de aquella época que hoy ya no exista.
Este fue su primer disco de estudio, editado de forma independiente en 1997 y grabado por una troupe caótica de músicos durante los meses anteriores. Se edita en aquel año porque es el momento en el que Cienfuegos pudo establecerse finalmente tras la salida -nunca demasiado aclarada- de Rotman de Los Fabulosos Cadillacs, banda que hasta entonces ocupaba gran parte de su tiempo. Se conforma, básicamente, de tempranos clásicos de sus siempre pequeños pero intensos recitales como “Llega El Dolor” y el memorable cover de Ziggy Stardust “Moonage Daydream” sazonados con frenéticos, furibundos números en los que el grupo explota su primera y más interesante faceta de banda de punk de velocidades sobrehumanas con capacidad para la sutileza y la variedad. Sorprende aún hoy la calidad de la grabación, pero aún más, maravilla que todavía esas canciones suenen actuales, pegadizas e impactantes, casi modernas, como si hubiesen sido grabadas ayer. Eso también es mérito de Cienfuegos: su música es duradera, inoxidable, legendaria.
Nos hace agradecer haber vivido para escucharla cuando fue hecha. No es poco.

Cienfuegos
Cienfuegos [20 Comprimidos]
CF, 1997
320 kbps. | 70 MB aprox.

Sí, ya sé que tenemos a El Siempreterno para agarrar la antorcha, pero con una mano en el corazón: ¿quién no extraña a los Cienfuegos, eh? Ahora bien, ¿se han puesto a preguntarse por qué los extrañamos tanto? Yo creo que es por lo siguiente: no existió, en el ebullente under porteño de mediados y finales de los ‘90, una banda que llevara consigo la bandera del under más legendario que Buenos Aires haya tenido, el de los ‘80. Herederos de la parte más visceral del BxAxHxCx tanto como de la oscuridad y la densidad de bandas como Don Cornelio y Los Pillos, dueños de los shows en vivo más intensos que yo recuerde y vehiculizados desde un caos tan confuso como hermoso, los Cienfuegos de Sergio Rotman y los hermanos Aloé fueron un grupo de lo más excitante. Cada uno de sus shows, cada álbum, todo en ellos era genial, único y, por sobre todas las cosas, totalmente sentido. Ese sentimiento, transmitido al público, fue lo que los convirtió en una de las grandes leyendas del rock nuestro, lo que nos hace extrañarlos más que a cualquier banda de aquella época que hoy ya no exista.

Este fue su primer disco de estudio, editado de forma independiente en 1997 y grabado por una troupe caótica de músicos durante los meses anteriores. Se edita en aquel año porque es el momento en el que Cienfuegos pudo establecerse finalmente tras la salida -nunca demasiado aclarada- de Rotman de Los Fabulosos Cadillacs, banda que hasta entonces ocupaba gran parte de su tiempo. Se conforma, básicamente, de tempranos clásicos de sus siempre pequeños pero intensos recitales como “Llega El Dolor” y el memorable cover de Ziggy Stardust “Moonage Daydream” sazonados con frenéticos, furibundos números en los que el grupo explota su primera y más interesante faceta de banda de punk de velocidades sobrehumanas con capacidad para la sutileza y la variedad. Sorprende aún hoy la calidad de la grabación, pero aún más, maravilla que todavía esas canciones suenen actuales, pegadizas e impactantes, casi modernas, como si hubiesen sido grabadas ayer. Eso también es mérito de Cienfuegos: su música es duradera, inoxidable, legendaria.

Nos hace agradecer haber vivido para escucharla cuando fue hecha. No es poco.

  1. elcementerioclub ha reblogueado esto desde demidiscoteca
  2. demidiscoteca ha publicado esto